El asesor comercial: la imagen de la empresa

Cada día se hace más cruenta la competencia en el mundo de los negocios. No es fácil sobrevivir entre tanto rigor, pero hay que encontrar las maneras. Una de las alternativas que las empresas explotan al máximo es el uso de asesores comerciales.

Y es el asesor comercial se ha convertido en un producto más que las empresas ponen a disposición de su clientela. ¿Cómo se explica esto? Muy simple. El asesor comercial es aquella persona que le brinda al cliente toda la información que necesita sobre un producto x.

A veces se comercializan aparatos cuyo funcionamiento y especificidades están un poco confusos para el cliente, aquí entra el juego el asesor comercial, para hacer que el cliente entienda todo lo que quiere saber sobre el producto que busca y se vaya a su casa con lo que mejor se adecua a sus necesidades y a su poder adquisitivo.

Los asesores comerciales son muy útiles para las empresas no solo porque juegan este rol tan importante en el proceso de venta, sino porque además sirven para completar la retroalimentación que necesita el mercado para conocer más de cerca la demanda.

Como el asesor comercial está tan cerca de los clientes, conoce qué buscan, qué necesitan, qué les gusta y qué no, esto les facilita el trato y les permite adivinar cuáles son sus posibles dudas para ayudarlos a aclararlas.

El asesor comercial es la imagen que la empresa muestra a sus clientes, por eso se debe dar mucha importancia a este trabajo y la persona que lo realice debe estar muy preparada. El asesor comercial de una empresa no puede titubear, siempre debe tener las respuestas por lo que necesita conocer a fondo el trabajo de la empresa. Además, debe ser una persona carismática y agradable, que inspire confianza y simpatía. Por supuesto que debe conocer de márquetin, ya que debe tener todas las herramientas para defender la calidad de un producto.

Cuando se trata de ventas todos los esfuerzos son pocos, por eso lo más recomendable es correr los menores riesgos e ir al seguro. Contar con personal especializado es una de las garantías de éxito de cualquier empresa. No se trata de improvisar, sino de echar mano por los conocimientos que se han divulgado sobre el mundo empresarial.

El asesor comercial con destreza es una de esas fortalezas que ayuda a una empresa a destacarse entre el resto.